Al eMail marketing no le gustan los rebotes

Al eMail marketing no le gustan los rebotes

En inglés bounce, un rebote es un correo electrónico que el servidor devuelve porque no se pudo entregar. Los motivos pueden ser diversos y se engloban en dos categorías.

  1. Rebotes suaves o blandos (soft bounce): el servidor de correo reconoce la dirección del eMail del destinatario, pero no llega a ser entregado porque el buzón de entrada está lleno, el servidor se ha caído o está temporalmente inactivo o el mensaje enviado pesa demasiado, por ejemplo. Dentro de esta categoría se incluyen también las auto-respuestas del mail (si el receptor está fuera de su puesto de trabajo o de vacaciones, entre otros).
  2. Rebotes duros (hard bounce): el mensaje se devuelve al remitente sin posibilidad de entregarse, ya sea porque la dirección del destinatario no es válida o ya no existe o porque el servidor ha sido bloqueado, por ejemplo. También se puede producir un rebote si nuestro correo llega a ser clasificado como spam.

En definitiva, el resultado indeseado es que nuestro envío (newsletter, comunicación de eMail marketing, promoción, etcétera) no llega al destinatario, con el fracaso que eso significa para el buen curso de cualquier campaña desde el comienzo, afectando a nuestra reputación como remitentes.

¿Cómo reducir el número de rebotes?

Es normal tener un cierto porcentaje de rebotes, pero si las tasas son muy altas (por encima del 4%) tendremos que revisar nuestras bases de datos y listas de suscriptores. Gestionar bien la base de datos, actualizándola, es clave para minimizar los rebotes.

En el caso de los suaves, como los proveedores de servicios de correo electrónico vuelven a enviar el mail varias veces, puede acabar llegando a los destinatarios. Pero en el de los rebotes duros, habrá que revisar las direcciones y eliminar las que sean erróneas.

En general, para aumentar nuestras probabilidades de éxito tenemos que recurrir a proveedores de correo electrónico y canales específicos y seguros (¡ojo!, debemos huir de la adquisición de direcciones de terceros, ya que no son fiables), con dominios propios para nuestra empresa y que nos ofrezcan un seguimiento exhaustivo de nuestros envíos. También será muy útil habilitar un doble opt-in como modo de verificación, para asegurarnos de que las direcciones de nuestros destinatarios son correctas y no ha habido errores tipográficos.

En LINK Mobility tenemos una alta reputación de cara a los ISP´s (Internet Service Providers), lo que ayuda a disminuir el porcentaje de rebotes. Prestamos estos servicios de forma eficaz, detectando rápidamente los eMails rebotados (incluso direcciones duplicadas) e informándote de cada envío detalladamente, para poder solucionar este tipo de contrariedades lo antes posible.

Deje un comentario

He leído y acepto la política de privacidad de esta web.

Puede consultar toda la información básica en este enlace.

link mobility - Al eMail marketing no le gustan los rebotes